Tipos de textos o formas del discurso o elocución:



NARRACIÓN: Los textos narrativos relatan unos acontecimientos que les ocurren a unos personajes en un tiempo y un espacio. Siempre existe un narrador que relata la historia o argumento.

DESCRIPCIÓN: Los textos descriptivos son un retrato de un personaje, un lugar, un animal, una cosa, etc., es decir, se explica cómo son. Son abundantes los adjetivos.

DIÁLOGO: Los textos dialogados reproducen la conversación que mantienen entre sí dos o más interlocutores o personajes. En los textos escritos aparece introducido por una raya ( ― ), aunque en los textos teatrales se introduce con el nombre del personaje que interviene.

EXPOSICIÓN: Los textos expositivos consisten en transmitir una información objetiva a otras personas. Son objetivos o imparciales, ordenados y claros.

ARGUMENTACIÓN: Los textos argumentativos consisten en dar una opinión sobre un tema y aportar razones, argumentos y explicaciones que justifiquen y defiendan esa opinión. Se puede emplear para convencer al lector o destinatario de la validez de la propia opinión o también para que haga algo. Son subjetivos.

INSTRUCCIÓN: Los textos prescriptivos son normas o reglas. Trata de enseñar, aconsejar u ordenar al receptor la realización de acciones o actividades.


ACTIVIDADES:

1. Di qué tipos de textos son los siguientes. Justifica tu respuesta:


A.


El aspecto externo de Momo ciertamente era un tanto desusado y acaso podía asustar algo a la gente que da mucha importancia al aseo y el orden. Era pequeña y bastante flaca, de modo que ni con la mejor voluntad se podía decir si tenía ocho años sólo o ya tenía doce. Tenía el pelo muy ensortijado, negro como la pez, y con todo el aspecto de no haberse enfrentado jamás a un peine o unas tijeras. Tenía unos ojos muy grandes, muy hermosos y también negros como la pez y unos pies del mismo color, pues casi siempre iba descalza. Sólo en invierno llevaba zapatos de vez en cuando, pero solían ser diferentes, descabalados, y además le quedaban demasiado grandes. Eso era porque Momo no poseía nada más que lo que encontraba por ahí o lo que le regalaban. Su falda estaba hecha de muchos remiendos de diferentes colores y le llegaba hasta los tobillos. Encima llevaba un chaquetón de hombre, viejo, demasiado grande, cuyas mangas se arremangaba alrededor de la muñeca. Momo no quería acortarlas porque recordaba, previsoramente, que todavía tenía que crecer. Y quién sabe si alguna vez volvería a encontrar un chaquetón tan grande, tan práctico y con tantos bolsillos.
Michael Ende
B.


La televisión es un aparato, que tiene el aspecto de un monitor y a través del cual se pueden percibir imágenes.
Se compone de una pantalla, que es el elemento más llamativo de la misma, pues es aquel al que se mira para disfrutar de la programación; una serie de botones o mandos de control, los cuales sirven para encenderla o apagarla, ajustar el volumen y la calidad de la imagen, así como para seleccionar el programa, entre otras funciones; un compartimento trasero en el que se esconden los distintos cables y mecanismos que permiten transformar la corriente eléctrica en una imagen visual; y un cable con un enchufe, con los que se conecta el aparato a la electricidad.
Se suele acompañar con un mando de control remoto, cuya finalidad es ejecutar las mismas funciones, o al menos las más importantes, que poseen los botones del monitor.
A dicho aparato o electrodoméstico se pueden conectar otros equipos para mejorar su funcionamiento, por ejemplo, un vídeo o lector de DVD, altavoces más potentes y un largo etcétera.


C.
Los bomberos

Olegario no sólo fue un as del presentimiento, sino que además siempre estuvo muy orgulloso de su poder. A veces se quedaba absorto por un instante, y luego decía: "Mañana va a llover". Y llovía. Otras veces se rascaba la nuca y anunciaba: "El martes saldrá el 57 a la cabeza". Y el martes salía el 57 a la cabeza. Entre sus amigos gozaba de una admiración sin límites.
Algunos de ellos recuerdan el más famoso de sus aciertos. Caminaban con él frente a la Universidad, cuando de pronto el aire matutino fue atravesado por el sonido y la furia de los bomberos. Olegario sonrió de modo casi imperceptible, y dijo: "Es posible que mi casa se esté quemando".
Llamaron un taxi y encargaron al chofer que siguiera de cerca a los bomberos. Éstos tomaron por Rivera, y Olegario dijo: "Es casi seguro que mi casa se esté quemando". Los amigos guardaron un respetuoso y afable silencio; tanto lo admiraban.
Los bomberos siguieron por Pereyra y la nerviosidad llegó a su colmo. Cuando doblaron por la calle en que vivía Olegario, los amigos se pusieron tiesos de expectativa. Por fin, frente mismo a la llameante casa de Olegario, el carro de bomberos se detuvo y los hombres comenzaron rápida y serenamente los preparativos de rigor. De vez en cuando, desde las ventanas de la planta alta, alguna astilla volaba por los aires.
Con toda parsimonia, Olegario bajó del taxi. Se acomodó el nudo de la corbata, y luego, con un aire de humilde vencedor, se aprestó a recibir las felicitaciones y los abrazos de sus buenos amigos.
Mario Benedetti

D.
Receta de mojo picón:

Ingredientes: 1/2 kg. de tomates, 3 dientes de ajo, guindilla o pimentón rojo, 1 tacita de aceite de oliva, 1 tacita de vinagre, comino, sal, pimienta al gusto.

Elaboración:

1. Poner todos los ingredientes en una batidora eléctrica.
2. Añadir sal o pimienta al gusto, más o menos picante.


E.
La importancia de comer de todo


Algunos comen sólo dulces y postres y eso no está nada bien. Hay que comer de todo.
Comiendo sólo dulces, se te estropearán los dientes y, además, abusar del azúcar no es bueno ni para tu estómago ni para tu salud en general. ¡Por si fuera poco, puedes engordar!
Debemos seguir una alimentación variada, porque, de lo contrario nuestro crecimiento puede verse perjudicado. Nuestro cuerpo necesita diferentes sustancias nutrientes y estas se hallan repartidas entre las diferentes clases de alimentos. Cada tipo de alimento nos aporta algo que nuestro cuerpo necesita, por eso debemos comer de todo.
No comer algún tipo de alimentos puede producirnos problemas de salud, puesto que nuestro cuerpo puede estar falto defensas o de vitaminas. Una mala alimentación puede producirnos enfermedades, problemas de obesidad o de falta de peso y un mal desarrollo.
En definitiva, no hay ninguna duda: ¡no podemos permitirnos renunciar a ningún tipo de alimento!


F.

-¡Mi querido Gandalf! ¡Medio minuto! -gritó Frodo, corriendo hacía la puerta-. ¡Entra! ¡Entra! Pensé que era Lobelia.
-Entonces te perdono. La vi hace un momento en un cochecito que iba hacia Delagua, con una cara que hubiese agriado la leche fresca.
-Casi me ha agriado a mí. Honestamente, estuve tentado de utilizar el Anillo de Bilbo. Tenía ganas de desaparecer.
-¡No lo hagas! -dijo Gandalf sentándose-. Ten mucho cuidado con ese Anillo, Frodo. En realidad, en parte he venido a decirte una última palabra al respecto.
-Bueno, ¿de qué se trata?
-¿Qué sabes tú del Anillo?
-Sólo lo que Bilbo me contó. He oído su historia; cómo lo encontró y cómo lo usó en el viaje, quiero decir.

J.R.R. Tolkien



ENLACES INTERESANTES:


http://literaturageneralutem.blogspot.com.es/2008/02/formas-de-elocucin-literaria.html
http://formacion-docente.idoneos.com/index.php/Did%C3%A1ctica_de_la_Lengua/Tipos_de_Textos/Clasificaci%C3%B3n_did%C3%A1ctica_de_los_tipos_de_texto