BARROCO:

Introducción.



LA SOCIEDAD Y CULTURA DEL SIGLO XVII.



El esplendor político que caracterizó al siglo anterior en España dio paso a la decadencia. Durante los reinados de Felipe III y Felipe IV, el imperio se resintió por ciertos fracasos militares en conflictos bélicos que debilitaron económica y políticamente el país.
En lo que se refiere a la economía, hubo un empobrecimiento financiero: decayeron la industria, la banca y los negocios. Además, la agricultura entró en un periodo de crisis. Los campesinos sufrían la opresión de sus señores.
Socialmente había fuertes tensiones entre burguesía y nobleza. La burguesía, paulatinamente, había adquirido poder y la nobleza se alió con el clero para frenar el impulso de la burguesía y mantener los valores del Antiguo Régimen, que les favorecía.
El Renacimiento promovió una filosofía que suponía confianza en el ser humano, un deseo de vivir y de disfrutar de la vida. Por el contrario, durante el siglo XVII, en este panorama decadente, la visión del mundo estaba marcada por el pesimismo y el desengaño e incluso la continua alusión a la muerte. La sociedad vivía una realidad cruda y llena de contrastes (miseria y lujo, placeres mundanos y exaltación religiosa, derroche y escasez de recursos…).
Al final del siglo reinó Carlos II y, con él, se produjeron fuertes devaluaciones monetarias, la caída definitiva de la actividad económica y duros conflictos bélicos con Francia. Al morir sin descendencia, llegó el fin de la dinastía de los Austrias.



LA LITERATURA EN EL SIGLO XVII.



A pesar de la decadencia política y social, la lengua y la literatura españolas continuaron experimentando en este siglo el auge que ya tuvieron en el siglo anterior. De manera que surgió una nueva generación de autores que partieron del modelo creado por Garcilaso, pero se produce una evolución. De esta manera, se inauguró una nueva etapa literaria caracterizada por lo siguiente:
  • En cuanto a los elementos formales, se continuó cultivando las mismas formas métricas en poesía: por ejemplo el soneto o novelas cuyos personajes principales son antihéroes. No obstante, el estilo equilibrado y sencillo del Renacimiento dio lugar a un lenguaje más complicado que buscaba la sonoridad, el ingenio, la originalidad, a menudo a través de abundancia de adornos u ornamentos.
  • Los temas tratados siguieron siendo el amor, la naturaleza y los mitos clásicos, pero el enfoque era en algunas ocasiones pesimista y en otras, satírico, con ironía áspera y punzante.
Esta nueva corriente artística forma parte de lo que conocemos como Barroco. Al estudiar la literatura barroca en España es preciso hablar de dos tendencias o estilos:
  • Conceptismo. Su máximo representante es Francisco de Quevedo. Su estilo se basa en juegos de palabras, en dobles significados (dilogías), en las contradicciones (antítesis y paradojas). Busca la originalidad a través del ingenio y explora las posibilidades del lenguaje con recursos como el símil o la hipérbole.
  • Culteranismo. Su máximo representante es Luis de Góngora. Se persigue la originalidad, pero a través de la sonoridad y brillantez lingüísticas con abundantes metáforas y sorprendentes hipérbatos. Con frecuencia acuden a los cultismos y estructuras sintácticas latinas.




El Barroco en España.





EL ARTE BARROCO

En los siguientes documentos se pueden ver algunos ejemplos del arte barroco:





Las criptas y retablos con calaveras son un claro ejemplo de la mentalidad pesimista y la idea de vanitas barrocas, aunque se encuentran en distintas épocas, aunque generalmente en periodos relacionados en este sentido: Edad Media, Barroco y Romanticismo. El siguiente documento muestra ejemplos de este tipo de retablos: